Entrevista del mes: Natalia Orrego – Diseñadora en Altavisión Producciones

BLOG ALTAVISIÓN >> ENTREVISTAS >> Entrevista del mes: Natalia Orrego – Diseñadora en Altavisión Producciones
naty

En esta nueva entrevista del mes conoceremos más a fondo a una colaboradora de nuestro departamento de desarrollo gráfico, quien cruzó más que un par de comunas de Santiago para encontrar su lugar de trabajo.

 
Esta trotamundo viene desde muy lejos, para ser más exactos, desde la cálida Colombia a entregarnos toda su experiencia del mundo del diseño, específicamente, el industrial. Natalia Orrego, amante de las bicicletas y el volleyball, y ya con casi 6 años dentro de nuestra familia Altavisión, nos cuenta cómo ha sido su trabajo y experiencia en Chile.
 

Para comenzar ¿Cómo te han tratado en Chile?

“Siempre he tenido un buen recibimiento, me sorprende ahora más que hace 6 años. Ahora se está hablando mucho de la migración por un tema lógico, ha aumentado bastante y genera un recelo que deben sufrir todos los países al recibir a tanta gente que viene a buscar las mismas oportunidades que un chileno, pero la verdad es que nunca he sentido un rechazo. Cada uno se forja su camino y mientras uno respete a la gente no tiene problemas.”

¿Por qué motivo has viajado hasta tan lejos para trabajar en tu profesión?

“La verdad no sabía que era tan lejos. Como que de Chile no sabía mucho, tenía una referencia de que era al lado de Argentina. Vine a Chile más por acumular experiencias, quería conocer otros lugares y aquí tenía amigas que me facilitaron la estadía y tuve esa suerte de tener donde llegar, estaba más joven y lo podía hacer.”

¿Qué es lo que más te ha gustado de Chile?

“Lo que me gusta es que el chileno es más inocente en el buen sentido de la palabra. Hay muchas cosas que en Colombia le decimos “malicia indígena”(suspicacia) que aquí no hay, que es como una maña que tenemos. En Colombia hay gente muy mañosa, mañas buenas y mañas malas, entonces yo siento que aquí aún es muy inocente en ciertas cosas.
El clima también me gusta mucho, tiene unos paisajes maravillosos y está todo cerca, nieve, playa, parques, etc.”

Ahora pasando netamente al tema laboral, ¿En qué tipo de proyectos son los que más te gusta trabajar?

“El 3D. Me meto a hacer un stand o un 3D(layout) y se me va el tiempo, es lo que soy. Soy diseñadora industrial, y en esa línea es la que más me gusta trabajar. A veces hay ocasiones en la que me toca hacer presentaciones o diseño gráfico, y también manejo perfectamente las herramientas, porque en el mundo del diseño tienes que ser muy versátil, pero claro, mi espacio nativo y donde me siento más cómoda es haciendo 3D.”

¿Tú como especialista en el trabajo de 3D, por ende de los espacios, crees que un stand puede recrear en pocos metros cuadrados una experiencia inolvidable?

“Sí! Efectivamente, hasta en menos de un metro. La experiencia tiene mucho que ver con lo que uno componga o no. A veces el “no espacio” también es un espacio de experiencia. Simplemente hay que saber qué quiere el cliente y basta con 1 o 2 elementos para poderlos transmitir. También hay que tener mucho bagaje, mirar muchas referencias y no quedarse con lo primero que venga, porque muchas veces uno está sesgado con su propia opinión.”

¿Crees que se puede incorporar nuevos materiales en los stand o que no se han explotado, como por ejemplo, hay muchos stand que ya se hacen de cartón?

“Sí claro, el cartón, el papel bien tensado y otro elementos bien organizados funcionan. Uno se acostumbra con lo que el cliente pide, pero hay muchos materiales sustentables o que no se explotan como mallas o telas, y proponerlos de manera funcional, es un desafío.”

¿Cuáles son las mayores dificultades o desafíos profesionales con los que te has enfrentado?

“Desafío fue llegar aquí(Chile), a pesar de que usamos el mismo idioma los términos no los manejaba, y muchas palabras que en mi país se dicen de una forma, acá de otra, entonces muchas veces que me llamaban por teléfono para pedirme algo, yo anotaba todo y después preguntaba qué significaba cada cosa para poder entender, de esa manera aprendí muchas cosas en el día a día que me sirven ahora en mi trabajo.
Y dificultades…..lo vivo en la actualidad. Vivir sola, trabajar y estudiar, nunca lo había hecho, es muy duro, pero afortunadamente ya estoy en la etapa final.”

¿Qué es lo más gratificante de esta actividad?

“Suena a cliché, pero todavía me alegro cuando el cliente dice que “está la raja” o cuando mandas un diseño y ves que de primera al cliente casi le lees la mente, a mí eso todavía me gusta. Y en cosas más generales, cuando puedes crear experiencias y la gente hace uso de lo que uno diseñó y que ni siquiera planificó o descubre otras funciones.”

¿Cómo podrías describir estos años en Altavisión?

“Muy buenos. Yo entré muy “pollita” y aprendí muchas cosas acá, como tener contacto con el cliente y entrenarme en eso. También aprendí a hacer stand, antes sólo lo había hecho como un ejercicio académico, pero ahora hacerlos y verlos hechos es una cosa importante. Además son años de adquirir experiencias y conocer gente. Yo no tengo familia en Chile y hay algunas personas en Altavisión que para mí han sido muy especiales, como Gladys y Chipi, son personas que se han preocupado por mí en aspectos personales que no son su obligación, pero si un día me voy, son personas que uno se lleva más allá del trabajo.”

¿Qué caracteriza a las personas que trabajan en esta empresa?

“Es gente esforzada, se construyen relaciones personales y después laborales, somos amigos y luego compañeros. Lo anterior es bueno, pero también genera otro tipo de conflictos, pero en general es gente que se mueve, y aunque estén cansados, no sé cómo se las arreglan para sacar las cosas adelante.”

¿Para finalizar, cómo te imaginas el mundo de los eventos en el futuro, tomando en cuenta los avances tecnológicos y tendencias que vemos avanzan a un ritmo vertiginoso?

“No creo que apunten a ser muy tecnológicos. Pienso que con tanta tecnología, la gente necesita dejar de verla, no me refiero a que sean zero-tech, pero con lo que llaman ahora el internet de las cosas, va a estar ahí siempre disponible. Siento que serán más sencillos y más de nicho, y a la gente ya no se le va a sorprender con el último “chiche” tecnológico o un súper video, sino más bien con experiencias sensoriales, una buena comida, un detalle hecho a mano o el contacto cara a cara, porque la tecnología ya está y cada vez va a ser más barata. Yo creo que se volverá al origen. Hoy en día las empresas apuntan a todo virtual, pero a futuro se va a necesitar la cercanía con las personas para conocerlas nuevamente.”

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *